top of page
  • Foto del escritorViventia

La Administración del Tiempo: Vida en Equilibrio

¿Qué es el tiempo?, si nadie me lo pregunta, lo sé, pero si deseo explicarlo, sencillamente no lo sé. El tiempo es la dimensión del cambio, si las cosas no cambiaran no existiría el tiempo. Si hoy te miras al espejo, verás que no eres (físicamente hablando), como hace 10 años, si vemos un automóvil modelo 2012 y vemos uno modelo 2002, podemos ver reflejado el cambio, esto sólo por mencionar algunos efectos del tiempo.

Ahora bien, ¿qué es administrar?, administrar es planear, organizar, delegar y controlar, como lo es también el proceso de usar los recursos con los que cuento en todo orden, estos recursos pueden ser; financieros, humanos, tecnológicos y… Tiempo, por que efectivamente, el tiempo es un recurso y no es renovable.


Una vez que sabemos qué es el tiempo y qué es administrar, hacemos una mezcla y tenemos la definición de “Administración del Tiempo”: Es la administración de si mismo.

Mientras escribo este blog, veo como sorbo tras sorbo se consume mi Te chai, veo como el cigarro de la mujer de a un lado se va reduciendo a cenizas y veo autos ir y venir en todas direcciones. Todos manejamos nuestro tiempo de distintas formas, pero es poca la gente que lo hace de manera correcta y hasta cierto punto sana.

Una vez que sabemos qué es el tiempo y qué es administrar, hacemos una mezcla y tenemos la definición de “Administración del Tiempo”: Es la administración de si mismo.

Todos contamos con 168 horas a la semana, 24 horas ó1440 minutos al día, y estos se reparten de manera equitativa para todas las personas que habitamos este planeta, pero la clave de una correcta administración del tiempo, es cómo distribuimos este tiempo: Imaginemos que el tiempo es una pizza, ¿qué hacemos antes de comernos una pizza? ¡Acertaste!, la partimos.


¡Lo mismo con el tiempo!, tenemos 24 horas que tenemos que distribuir de la siguiente manera; 33%, 33%, 25% 9% y si Pitágoras no miente, estos porcentajes nos dan del resultado de dividir 24 horas , que (minutos más, minutos menos), destinaríamos de la siguiente manera: 8 para dormir, 8 para trabajar, 6 para disfrutar nuestro tiempo libre y 2 para consumir nuestros alimentos.


En teoría, es así como deberíamos vivir, si te familiarizas con estos números, eres de los que trabaja 8 horas y duerme la misma cantidad: ¡Felicidades!, pues le das a tu cuerpo el descanso que necesita para rendir de manera efectiva en el trabajo. Pero, ¿qué pasa con las personas cuyo ritmo de vida es muy demandante?.


Hablemos de un ejemplo; duermen 6 horas, trabajan 12, a veces no desayunan, de hecho, comen en 30 minutos y pasan alrededor de 4 horas en su medio de transporte y esa hora y media sobrante se va en quita tiempos sin sentido. Son personas que viven bajo un estrés constante, con dolores de cabeza, problemas gastrointestinales y en algunos casos, son personas propensas a caer en enfermedades crónicas tales como hipertensión y llegan a presentar irritabilidad y ataques de ansiedad.


Si te familiarizas con este último caso, estás a tiempo de cambiar tu vida. Es por eso que te pasamos unos valiosos tips: Recuerda que el cuerpo humano funciona como pilas recargables, en vez de conectarnos a la corriente eléctrica, dormimos 8 horas y eso nos da la vitalidad necesaria, para rendir de manera óptima durante el día.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page